Filosofía de vida antes las intolerancias y alergias

Filosofía de vida ante las intolerancias y alergias

Cuando me pongo a mirar atrás, veo el cambio tan grande que he sufrido en diferentes aspectos de mi vida. Cuando la salud toca fondo y no sabes qué hacer te das cuenta que el cambio que tienes que dar es importante. Sin embargo, tienes que estar muy convenido de que lo que vas a hacer te hará feliz.

Hay muchas personas que me preguntan en ocasiones… ¿y no echas de menos…?, ¿y para viajar, entonces, cómo lo haces?, ¿no te cansas de esta situación que vives diariamente? No os voy a mentir, echo de menos el sabor de ciertos alimentos y platos de toda la vida; a veces me canso de tener que luchar tanto, pero luego pienso en lo mala que he llegado a estar y saco fuerzas de donde haga falta. El viajar… eso como dice Nacho, “a los problemas, soluciones”, así que no paramos de movernos y conocer mundo.

En todo este camino en el que llevo viviendo los últimos ocho años, y en los que los dos últimos han sido los más críticos, sin duda te cambia la visión de las cosas. Y hoy, nos gustaría compartir con vosotros algunas de esas reflexiones e ideas que tengo en mente.

– “Somos lo que comemos”: Sí lo sé, “¡qué típico!”, pero es cierto. Come sano, equilibrado y variado en tu día a día. Come de todo lo que puedas comer, abre tu mente a nuevos sabores e ingredientes, variando mucho tu dieta y todo lo sanamente posible. Yo tengo muchas restricciones, pero todas las semanas construyo mi menú para que sea lo más sano, con todos los nutrientes que pueda tomar, y tratando de no repetir cosas durante la semana, variando mucho todo lo que tomo. Además, hacerte un menú tiene la ventaja de que al hacer la lista de la compra ahorras al comprar únicamente lo que necesitas. No olvides hidratarte bien con zumos, smoothies, bebidas vegetales y agua. Y sobre todo, comer sano no es olvidarse de aquellos placeres culinarios que nos gustan. Elabórate en la cocina algún capricho de vez en cuando, pero todos que sean dentro de los ingredientes que puedes comer, como también hacemos en casa.

– “Mens sana…”: En ocasiones, nuestra mente es una implacable luchadora o embaucadora. Quiero decir con esto, que, aunque me falta mucho camino por recorrer, es algo que intento cumplir, aunque me cuesta, y es, vivir la vida de otra manera, plantearme las cosas de otro modo, tratar de tomarme las cosas de forma diferente, más serenamente. Disfruta de los acontecimientos que vivas, sueña con pequeños objetivos, trata de que los problemas o circunstancias no te hundan, medita, reza (cada uno desde lo que sienta) y apóyate en la gente que te quiere, que ellos te ayudarán en el camino de crecimiento personal y espiritual. Si nuestra mente se equilibra nuestro cuerpo lo agradecerá, sobre todo nuestro estómago que dicen que es el segundo cerebro de nuestro organismo.

– “… In corpore sano”: Sin duda, este es mi punto débil. Parece que nunca le encuentro el hueco al deporte, pero es uno de mis objetivos y no me vale que sea de forma esporádico. Haz algún deporte que te active, te descargue de adrenalina y que te relaje. Yoga, pilates, bicicleta, correr, nadar… cualquier opción es buena, ya que el deporte nos mantiene sanos y nos ayuda también a descargar de nosotros todas las cosas que nos van pesando en el día a día.

– “Cumple tus sueños”: las circunstancias que nos tocan vivir sufriendo alergias o intolerancias alimentarias a veces provoca situaciones limitantes. Nuestras fuerzas tal vez no son las mismas, nuestra alegría… pero hay que cambiar “el chip” y seguir avanzando. Crea una lista de tus sueños, objetivos que quieras cumplir, y ve cumpliéndolos poco a poco. Que quieres montar algo en concreto, planifica como hacerlo; que quieres viajar, investiga a dónde y cambiar la mentalidad en cuanto a la forma de viajar que llevabas hasta ahora… Lo importante es no renunciar a los sueños. Tal vez alguno se quede sin cumplir, pero que ese uno no enmarañe los otros veinte que tengas por cumplir. Y sobre todo, disfrútalos, porque son esos objetivos, su proceso y las personas que lo rodean los que te harán disfrutar de la vida.

Sé por experiencia que los que están en su punto crítico ahora mismo no verán esta información como plausible, pero los que llevan más tiempo viviendo con alergias e intolerancias alimentarias saben que, al final, lo que eras y lo que eres no son igual, y que esto es una oportunidad de crecimiento en todas sus vertientes. ¡Aprovéchala y míralo desde un prisma positivo!

Y si te ha gustado compártelo con tus amigos en las redes sociales

 

También podéis ver nuestras recetas adaptadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: