AJOBLANCO DE REMOLACHA CON BROTES Y/O CON VIRUTAS DE MOJAMA. (SIN GLUTEN, SIN LÁCTEOS, SIN SOJA, SIN HUEVO)

Ajo blanco de remolacha con brotes y/o con virutas de mojarra. (Sin gluten, sin lácteos y sin huevo)

Este entrante lo probé en el Parador de Mérida, y me pareció de lo más delicioso. Así pues, cuando volvimos a casa, investigué la receta y me dispuse a hacerla en otra ocasión. La receta es de www.directoalpaladar.com con algunas modificaciones en cuanto a algunos ingredientes, ya que yo quería que se pareciera a la que probé en el restaurante. Es una pena que los alérgicos a los frutos secos no puedan disfrutarla, ya que tiene una base de almendra, pero para todos los demás con alguna intolerancia a gluten, huevo, lácteos o soja, es una bendición.

Esta receta es fantástica para ponerla en vasitos pequeños como entrantes, o chupitos de aperitivo en las fiestas navideñas que se acercan. Vamos allá:

Para 4 personas:
– 200 gr de almendra pelada.
– 200 gr de remolacha cocida.
– 1 diente de ajo.
– 3 cucharadas de vinagre de vino tinto (yo no tenía, así que puse de vino blanco).
– 1 cucharadita de azúcar.
– 350 ml de agua, aproximadamente (la receta original ponía de 425 ml a 450 ml, pero como quería conseguir la textura del Parador, le reduje agua).
– 5 – 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
– Brotes (si queréis opción vegetariana) o pequeños taquitos de mojama (que le dan un toque espléndido, y si juntáis ambos ni os cuento).

Colocar las almendras en una batidora potente y triturar finamente. Se pone un poco de agua para que las cuchillas no sufran y la almendra quede lo más fina posible.

Pelar el diente de ajo y retirar la raíz. Agregar en la batidora junto con la remolacha cocida, el vinagre y el azúcar. Triturar hasta obtener una pasta homogénea.

A continuación, agregar el agua, primero la mitad y trituramos. Después, el resto, poco a poco, triturando en el proceso hasta que la sopa tenga la consistencia y espesor deseado (por eso os ponía dos medidas de agua diferentes, la de www.directoalpaladar.com y la mía). Sobrará o faltará agua, según gustos.

Por último, sazonar y agregar el aceite. Triturar a máxima potencia durante 5 minutos. El propósito de triturar durante 5 minutos, y no menos, es emulsionar la sopa con el aceite, consiguiendo con ello una textura cremosa y homogénea. Es recomendable que no reduzcáis el tiempo.

Dejar en el frigorífico durante algunas horas. Servir muy frío, con unas gotas de aceite por encima y algunos brotes y/o taquitos de mojama.

Os encantará, os lo aseguramos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: