BRANDADA DE COLIFLOR CON NABO Y DULCE DE MEMBRILLO

 

Brandada de coliflor y dulce de membrillo

El dulce de membrillo es algo que me encanta. Desde que me quitaron los lácteos dejé de tomarlo con el queso fresco. Además, todos los que encontraba tenían ácido cítrico o E330, un aditivo que debido a mi intolerancia previa a cítricos llegó a fastidiarme bastante. Pero un día encontré uno totalmente natural, certificado sin gluten, y me lancé a comprarlo y a buscar recetas.

Ésta que os traemos, algo diferente a la que encontré en internet, es alucinante. El sabor es genial y la apariencia es más que apetecible. Además, nos gusta comprar las verduras y frutas en Huerta La Compañía, donde trabajan con productos ecológicos, por lo que es más sano y con mucho más sabor. Vamos allá:

Para 2 personas:
– 1 coliflor.
– 1 nabo.
– 4 dientes de ajo.
– Dulce de membrillo (cantidad según gustos).
– Sal.
– Aceite de oliva.
– Semillas de sésamo tostado.

Poner una olla en la vitrocerámica con abundante agua y con sal. Cortar la coliflor en ramas y lavar, así como pelar y cortar en rodajas el nabo. Una vez que el agua esté hirviendo, añadir la coliflor y el nabo y dejar cocer hasta que esté tierno, comprobando pinchándolo con un tenedor.

Mientras tanto, calentar en una sartén un poco de aceite. Pelar, lavar y laminar los ajos y añadirlos al aceite caliente, moviendo con una espátula hasta que estén dorados. Apartar y reservar.
Cortar láminas de dulce de membrillo y reservar.

Colar la coliflor y el nabo e introducir en un vaso de batidora y batir un poco. Posteriormente, añadir un poco de sal, un chorrito del aceite donde se ha hecho los ajos y algunas láminas de ajo dorados y volver a batir hasta tener los ingredientes bien integrados, obteniendo como un puré.

En un plato, disponer una capa de dulce de membrillo, el puré de coliflor y nabo, y repetir la misma operación. Coronar con las láminas de ajo restantes, un chorrito del aceite donde se han preparado los mismos y algunas semillas de sésamo tostado.

¡Nos encanta! Eso sí, aunque parezca poco, llena bastante. Y si os sobra parte del puré de coliflor y nabo… guardadlo en un tupper y acompañad una carne a la plancha al día siguiente con ello… está buenísimo.
Deseamos que os guste.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.