CONEJO EN SALSA DE ZANAHORIAS (Sin gluten, sin huevos y sin lácteos APLV)

Conejo en salsa de zanahorias (Sin gluten, sin huevos y sin lácteos APLV)

Esta receta es de cosecha propia. A Nacho le encanta especialmente por el contraste de sabores con la carne del conejo. El conejo, como sabéis, es una carne muy sana y a nosotros nos da mucho juego al no poder abusar de otras carnes debido a mis intolerancias.

Otra cosa fantástica de esta receta es que tiene muy pocos ingredientes, es muy sencilla de hacer y te vas a alimentar estupendamente. Si nos sobra, reservamos en un tupper y lo guardamos para el día siguiente o lo congelamos. Lo acompañamos de arroz cocido y así tenemos una nueva versión de este plato. Vamos a ello:

Ingredientes para 2 personas (o alguno más):
– 1 conejo.
– 3 zanahorias grandes.
– 1/2 cebolla grande.
– 1/2 vaso de agua con vino de Jerez dulce.
– Sal.
– Pimienta de colores en grano (compramos pimienta mezcla blanca-negra-rosa de Hacendado).
– Agua (a ojo).
– Aceite de oliva virgen extra.

                 

Limpiar y cortar el conejo, en caso de comprarlo entero (guardad los higaditos que hemos descubierto una receta fantástica con ellos).

En una cazuela grande, disponer un fondo de aceite de oliva virgen extra. Lavar y picar la cebolla en trozos menudos. Lavar y pelar las zanahorias y cortar en rodajas finas.

Añadir las verduras al aceite caliente, y cuando comiencen a estar tiernas, incorporar el conejo, haciendo hueco para que sea el conejo el que toque el fondo de la cazuela (evitaremos que se queme la verdura). Salpimentar. Dorar un poco el conejo por ambas partes.

Agregar el vino de Jerez dulce y agua hasta cubrir. Bajar el fuego a suave-medio, asegurándonos que cueza en todo momento, y vigilando que no se quede sin agua, durante unos 45 – 50 minutos.

Pasado este tiempo, comprobar que la carne esté bien hecha, pinchando las patas traseras con un cuchillo o palillo de pinchito. Si se pincha bien y sale bien el pinchito, estará bien cocido y tierno, si no, dejar unos minutos más, comprobándolo de vez en cuando y asegurando que no se quede sin agua.

Una vez terminado el conejo, servir en los platos. Mientras, poner las verduras en un vaso de batidora, con el poco de líquido que queda y triturar hasta que quede homogéneo (si es necesario, aclarar la salsa con un poco más de agua).

Poner la salsa sobre el conejo o en una salsera. Acompañar como siempre, de una buena ensalada verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.