Crema de boniato sin gluten y sin lácteos

Crema de boniato sin gluten y sin lácteos

Este tiempo tan fresquito es propio de cremas, sopas y purés. Ya tenemos en nuestra web otras recetas de cremas, como la crema de calabaza y la de calabacín, que en casa, nos apasionan. En esta ocasión, probamos con el boniato, un tubérculo parecido a la patata pero con un sabor más dulce, que da color y un toque especial a nuestros platos.
El boniato o batata, como también es conocido, tiene grandes propiedades sobre todo por su alto contenido en betacaroteno, que el organismo procesa en vitamina A; también vitaminas C y E. Tiene gran aporte energético y vitamina B6, ácido fólico, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio y fibra.
Es un alimento que por su sabor dulzón, le gustará a los niños, además de alimentarlos adecuadamente mezclado con otras verduras. Esta crema es bien sencilla y fácil, con pocos ingredientes que te nutrirán además de darte ese calorcito al cuerpo en los días fríos o en los que, como este tiempo trae, está uno más resfriado y apetecen platos ligeros y calentitos.

Pues bien, vamos al lío para ver cómo hacer esta maravillosa crema de boniato con zanahorias:

  • 2 ó 3 boniatos grandes.
  • 1 cebolla mediana.
  • 2 zanahorias grandes.
  • Agua hasta cubrir (entre 1/2 litro y 1 litro de agua).
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Pimienta negra en grano.
En una olla grande, poner un fondo de aceite de oliva. Mientras se calienta, pelar, lavar y picar la cebolla muy menuda. Añadir al aceite caliente y sofreír a fuego medio. Pelar y lavar las zanahorias, para después, cortar en rodajas y agregar al aceite junto con la cebolla y sofreír.
Pelar el boniato y lavar. Cortar en rodajas más o menos finas y disponer en la olla. Sofreír los boniatos con la cebolla y las zanahorias durante un par de minutos. Seguidamente, añadir agua hasta cubrir, salpimentar y dejar cocer unos 45 minutos, hasta que el boniato esté tierno.
Pasado el tiempo, triturar con la batidora, comprobar el sabor por si hay que rectificar de sal o pimienta, o si hay que añadir más agua para que sea más crema que puré (A nosotros nos gustan las cremas más bien espesas, eso ya es cuestión de gustos).
Servir caliente y disponer la crema sobrante en tupper para congelar y consumir otro día.
¿Qué os ha parecido? Esperamos que os guste esta crema de boniatos y zanahorias, y si ya le añadís algunas semillas como sésamo, lino, chía, cáñamo, pipas de girasol… os gustará muchísimo más. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: