Las croquetas de la abuela: Croquetas de jamón sin leche, sin gluten y sin huevo

Las croquetas de la abuela: Croquetas de jamón sin leche, sin gluten y sin huevo

Hacía tiempo que no traíamos recetas de croquetas sin gluten, pero no nos hemos olvidado de ellas, ya que son una de mis pasiones. Vayas al restaurante que vayas en España, suele haber croquetas de jamón (son las más comunes) o de otro tipo, y soy de las que se queda con ganas de probarlas. Recordad que además de ser croquetas de jamón sin gluten son también sin leche (sin lactosa), sin huevo y sin soja.

Cuando me quitaron el gluten no fue tanto el problema en casa, pero cuando también me quitaron los lácteos y el huevo… pensé que no volvería a tomarlas. Después de mucho investigar, he ido sacando croquetas muy diversas. Estas son sin gluten, sin lácteos – aplv, sin huevo, sin soja (que se utiliza mucho para sustituir la leche tradicional) y sin frutos secos (no lleva nuez moscada, por lo que los alérgicos a los frutos secos también las pueden degustar).

Esta receta la aprendí de mi madre (en su versión sin gluten), y con el tiempo me aconsejó a cómo ir modificando la leche y el huevo. Así pues, tenemos una receta de toda la vida adaptada a las necesidades de muchas personas con alergias e intolerancias alimentarias tan comunes. Vamos al lío:

Ingredientes para las croquetas de jamón sin gluten:

  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra.
  •  Un trozo de cebolla.
  • Un diente de ajo.
  • 80 gr de Harina Mix Dolci de Schär (hay quien también usa almidón de maíz).
  • 600 ml de bebida vegetal de arroz calcio Provamel (u otra bebida vegetal, me gusta particularmente enriquecida con calcio).
  • 180 gr de jamón picado muy pequeñito (en algunos comercios los venden ya preparados, además en esta cantidad, parece que pensaban en mis ganas de croquetas).
  • Sal.
  • Pimienta negra.
  • 1/2 cucharadita de pimentón de la Vera, aproximadamente (o una cucharadita de tomate frito, en mi caso no puedo comer tomate y el color se lo proporciono con el pimentón).
  • Harina de arroz Hacendado o Naturgreen, pan rallado sin gluten Panceliac y un poco más de bebida vegetal de arroz para envolver las croquetas.

Y vamos manos a la obra para preparar nuestras riquísimas croquetas sin gluten, sin leche (sin lactosa) y sin huevo.

Poner el aceite a calentar en una sartén. Pelar y lavar la cebolla y el ajo, extrayendo la raíz de éste último. Cortar en varios trozos la cebolla y, el ajo a la mitad. Añadir al aceite caliente y sofreír hasta que esté dorado.

Una vez que la cebolla y el ajo hayan cogido color, se retiran y se reservan, añadiendo la harina Mix Dolci o almidón de maíz en el aceite caliente, retirándolo del fuego. Rehogar la harina con ayuda de una cuchara o espátula de silicona, para después, añadir lentamente la bebida vegetal de arroz, mezclando bien y eliminando los grumos. Seguir este mismo proceso hasta acabar con toda la bebida vegetal de arroz.

Para eliminar del todo los grumos, ya que la harina sin gluten se comporta de distinta manera a las harinas con gluten, podemos pasar la mezcla a un vaso de batidora, haciendo que se unan todos los ingredientes con ayuda de la misma. Agregar la cebolla y el ajo anteriormente apartados, los cuales proporcionarán sabor.

Volcar de nuevo la mezcla a la sartén y poner a fuego lento – medio. Añadir sal a gusto, un poco de pimienta negra molida (yo utilizo en grano con su molinillo) y el pimentón de la Vera, disolviendo bien los grumos para que vaya uniéndose y cogiendo color la bechamel. En caso de poder consumir tomate, se puede añadir tomate frito en lugar del pimentón.

Cuando la bechamel se va espesando, se añade el jamón picado, mezclando bien y moviendo la bechamel, siempre en la misma dirección, hasta que veamos que se despega de la sartén sin problema. En este momento, disponer la bechamel en un cuenco, tapar con film transparente y dejar enfriar.

Una vez esté templada la bechamel, introducir en el frigorífico y dejar enfriar. Este proceso ayudará a que cuando trabajemos la masa para hacer las croquetas sea mucho más fácil.

Preparar varios cuencos: uno con bebida de arroz, otro con harina de arroz y otro con pan rallado sin gluten. También, preparar una bandeja para ir poniendo las croquetas elaboradas. Untarse las manos de aceite de oliva, y con ayuda de unas cucharillas coger porciones de masa y darle forma de croquetas, colocándolas en la bandeja.

Posteriormente, envolver en una capa de harina de arroz. Para sustituir la envoltura del huevo, mojaremos las croquetas en bebida vegetal de arroz (u otra bebida vegetal que os guste, aunque ésta no proporciona mucho sabor) y, finalmente, en pan rallado sin gluten. Recomendamos congelar, ya que salen unas 30 – 35 croquetas, según el tamaño realizado (como para comérselas de una sentada, a menos que tengáis invitados), y porque consiguen una densidad añadida, ya que para freírlas no necesitamos descongelar, haciendo que tengamos unas croquetas visualmente maravillosas.

Y ya tendréis vuestras croquetas de jamón sin gluten, sin leche (sin lactosa) y sin huevo listas para disfrutarlas.

Pues bien, la saga de croquetas continúa, ésta no será la última, así que esperamos que os guste y que compartáis con nosotros cuáles son vuestras croquetas favoritas.

 

Más croquetas sin gluten, sin lácteos y sin huevo

Croquetas elaboradas sin gluten, sin lácteos, sin soja y sin huevo.

Y por supuesto compartir nuestras riquísimas croquetas de jamón sin gluten, sin leche y sin huevo en vuestras redes sociales. Seguro que mucha más gente las está buscando ayúdales a encontrarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: