Espaguetis con salchichas y tomate o falso tomate (Con el toque de Nacho 😊)
¡Esta receta es de las más fáciles de hacer del mundo! Pero por ello puede estar pasable, buena o ¡espectacular! Nacho la hacía de una manera, yo de otra, y al final, mezclando un poquito de cada uno se ha conseguido una receta de pasta espagueti con salchichas y tomate (o puede ser con falso tomate) que está para chuparse los dedos. Como siempre, este plato es sin gluten, sin proteína láctea y sin huevo, además de no llevar nada de soja ni frutos secos, lo cual especificamos ya que podemos encontrar aditivos si el tomate es comprado y sorprendernos.
Las salchichas son las típicas compradas, no son lo más saludable del mundo y somos conscientes, pero hay días en los que tienes que ser ágil, comer rápido, no tienes mucho tiempo para pensar y actuar y salvan la situación. No es algo que tengamos continuamente en la nevera, y un paquete nos ha llegado a durar hasta la fecha de caducidad porque no lo usábamos.
En casa los hemos comido con tomate frito cuando hemos podido, o con nuestro falso tomate frito casero que está de rechupete. Si lo hacemos con tomate frito, o lo preparemos en casa o lo compramos de los que tienen tropezones, no hipertriturado, nos gusta que sea estilo más casero y con los ingredientes más naturales posible, desechando aquellos que tienen aditivos y conservantes varios.
Vamos a ver este plato de espaguetis con salchichas y tomate (o falso tomate) sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja y sin frutos secos:

Ingredientes para preparar los espaguetis con salchichas para personas:

  • 160 gr de espaguetis sin gluten (pueden ser de maíz, de maíz y arroz, de trigo sarraceno… la que más os guste).
  • 1 paquete de salchichas de pollo (aseguraos que sea sin sin sin).
  • Tomate frito o Falso tomate frito a gusto (pincha aquí para ver nuestro falso tomate frito).
  • Una pizca de ajo en polvo sin gluten.
  • Una pizca de pimienta negra en grano (recién molida)
  • Una pizca de albahaca seca.
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Laurel.
  • Agua.
En una olla ponemos más de la mitad de la misma con agua a hervir, una pizca de sal, una hoja de laurel y un chorrito pequeño de aceite de oliva virgen extra. Una vez que el agua empiece a hervir, añadimos la pasta y removemos un par de minutos para evitar que se pegue. Dejamos cocer el tiempo que indique en el paquete.
Mientras tanto, cortar las salchichas en rodajas. Disponer un chorrito de aceite de oliva virgen extra en una sartén y calentar a fuego medio. Una vez caliente, añadir las salchichas y remover con ayuda de una espátula de silicona o una cuchara de madera, hasta que vaya dorándose ligeramente. En ese momento, bajar el fuego al mínimo y agregar el tomate frito o falso tomate frito a gusto, una pizca de ajo en polvo, una pizca de pimienta negra y una pizca de albahaca. Dejar hacer unos minutos y reservar.
Una vez que acabe de cocer la pasta, colar y desechar el agua. Incorporar la pasta a la sartén con las salchichas y el tomate o falso tomate y mezclar con ayuda de unas pinzas, espátula o cuchara, dejando que se impregnen los sabores durante unos minutos. Servir caliente acompañado de una buena ensalada verde.
Bueno, ¿qué os parece? Fácil, rápido, una receta de toda la vida con nuestro toque personal. Esperamos que os guste y ¡buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: