Lentejas con costrones sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Lentejas con costrones sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Cuando publicamos recetas en nuestra página parece que no comemos platos “normales”, típicos de cuchara en el día a día, pero no es así. Tal vez, al ser recetas más sencillas y con más probabilidades de adaptar en su composición, las dejamos a un lado, pero hoy venimos con unas lentejas, con las legumbres que están siendo tan olvidadas en la alimentación. Esta receta está adaptada del libro “Cocina Tradicional Extremeña” de la Editorial Susaeta.
Y es que no olvidamos nuestras raíces ni nuestros platos, y por eso hoy os traemos estas lentejas con costrones. Está adaptada en cuanto a que no utilizamos manteca de cerdo, reducimos la cantidad de ajo y a que la preparamos siguiendo la receta tradicional de lentejas que se hacía en casa, con algunas modificaciones: esta no lleva comino, añadimos zanahoria, sí lleva pimentón dulce de la Vera y los costrones de pan son de pan casero sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja, sin frutos secos (*echad un vistazo a nuestros panes y buscad el que más os guste para acompañar esta receta). Además, al no llevar manteca de cerdo y tener todos ingredientes naturales de origen vegetal, es apta para vegetarianos y veganos.
Vamos a ver estas riquísimas lentejas con costrones extremeña:

Ingredientes para las lentejas con costrones sin gluten:

  • 2 vasos de agua con lentejas (nosotros usamos la variedad pardina, pero cualquiera es buena opción).
  • 1 cebolla mediana.
  • 1 zanahoria grande.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 1 diente de ajo.
  • Rebanadas de pan del día anterior (podemos descongelar el día antes).
  • 1 hoja de laurel.
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce de la Vera (aproximadamente).
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen extra.
En la víspera de consumir este plato, limpiar las lentejas. Este paso es fundamental ya que en ocasiones se cuela algún grano de trigo en los paquetes de lenteja y podrían echar al traste lo que cocinemos además de nuestra salud. Poner en remojo unas 8 horas. Yo lo hago por la tarde, las dejo en remojo por la noche y a la mañana siguiente las cocino. En caso de no ser así, por motivos de trabajo, las dejo en remojo por la mañana temprano, ya limpias del día anterior, y las cocino por la tarde-noche. Al día siguiente, desechar el agua del remojo y enjuagar bien. Reservar.
En una olla, disponer un fondo de aceite de oliva virgen extra. Pelar, lavar y picar menudos el ajo y la cebolla; añadir al aceite caliente a fuego medio para sofreírlos. Mientras se doran un poco, pelar y lavar las zanahorias para cortar en rodajas finas, agregando también a la olla y las salteamos. Finalmente lavar y picar en cuadraditos el pimiento rojo, incorporándolo con el resto de las verduras. Dejar sofreír un poco.
Incorporar las lentejas, una hoja de laurel lavada, y añadir sal a gusto (mejor quedarse corto de sal y corregir al final cuando probemos las lentejas, en caso necesario). Cubrir con agua y dejar cocinar unos 35 minutos, comprobando que no se nos pasen, y a un fuego medio. Espumar al principio si sale un poco de espumilla. Si hay que añadir agua porque vaya consumiéndose, ésta debe estar caliente.
Casi al final de la cocción, unos 5 minutos antes, agregar el pimentón dulce de la Vera y mezclar bien, ayudando a disolverlo con una cucharilla. Mientras se cocinan las lentejas, terminan y reposan unos minutos, cortamos el pan del día anterior en cuadraditos o en triángulos pequeños. Disponemos una sartén con aceite y freímos el pan en el aceite caliente. Escurrir el sobrante de aceite sobre papel de cocina.
Una vez servidos los platos de lentejas, incorporar los costrones de pan.
Tengo que decir que estas lentejas con costrones están buenísimas. Las raciones de lentejas que sobren se pueden colocar en tupper y congelar y así tenemos para otras ocasiones. Sólo tendríamos que descongelar otro día y preparar los costrones de pan para añadírselos en el momento. El toque del pimentón de la Vera es fascinante. Si no queréis o no os apetece añadir pimentón, podéis poner otras especias, como pimienta negra, cúrcuma, jengibre en polvo o comino recién molido (éste último con mesura, que aporta mucho sabor).
Deseamos que os guste este plato extremeño y que compartáis con nosotros si os ha gustado. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: