MUFFINS DE ARÁNDANOS

Muffins de arándanos

Como os pasará a más de uno, realizar dulces sin gluten, lácteos ni huevo es bastante complejo, por no decir misión imposible. En mi búsqueda de libros y recetas, me topé con “Las delicias de Ella” de Ella Woodward (Ed. Salamandra). Contiene recetas sin gluten, lácteos ni azúcares refinados, además de un planteamiento vegano. Fue una sorpresa dar con este libro, el cual tiene recetas e ideas muy originales.

Hoy vamos a compartir con vosotros una de ellas:
– 2 tazas de harina de trigo sarraceno o de arroz integral (400gr). (Yo utilicé de sarraceno de Naturgreen).
– 1 cucharada de canela molida.
– 1 taza de leche de almendra (300ml). (Utilicé una de Hacendado, la más natural posible).
– 1 taza de sirope de arce (300ml). (Yo lo cambié por sirope de ágave, también está bueno).
– 1 taza de almendras molidas (120gr).
– 3 tazas de arándanos frescos (600gr).
– Aceite de coco para untar el molde de magdalenas. (Como yo usé los gorros de magdalenas, no recurrí al aceite de coco).(Los moldes los podéis adquirir en amazon Lacor 66745 – Set de 12 moldes para muffins, silicona )

Precalentar el horno a 180ºC (160º si es de convección).
Mezclar la harina con la canela, la leche de almendra, el sirope y las almendras molidas en un cuenco grande para formar una pasta suave antes de añadir los arándanos. (En casa tenemos un robot, Clatronic, que es donde realicé este proceso, más cómodo pues. Eso sí, una vez que se añaden los arándanos, me ayudé de una espátula para mezclarlo. Podéis adquirir el amasador en amazon KM 3414 Clatronic polvo eismaxx y Wolf carne, Plata).

Untar un molde para muffins con aceite de coco, verter la mezcla y hornear durante 45 minutos, hasta que empiecen a dorarse por la parte de arriba (Así lo pone la receta original, yo en cambio, puse los gorros de magdalenas en una bandeja de horno y fui rellenándolos con la mezcla. Seguramente el tamaño sea menor al de un muffin, por lo que hay que tener en cuenta que el tiempo habrá que reducirlo. Los tuve aproximadamente unos 35 minutos, asegurándome de que estaba bien cocido pinchándolos con un palo como los de pinchito).

La apariencia es fantástica, viendo los colores de los arándanos derretidos sobre la masa. El sabor es genial, el ácido de los arándanos junto con lo aromático de la canela y el dulzor del sirope, el toque de la harina de trigo sarraceno… ¡Qué hambre me está entrando! Os los recomiendo para una buena merendola.
¡Bon apetit!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: