Pan de cebolla sin gluten

Pan ce cebolla sin gluten sin huevo y sin lácteos

Soy de las enamoradas de las tostadas en el desayuno o en la merienda, siendo este pan de cebolla sin gluten uno de los que más me gusta, y siempre tengo pan preparado y congelado para que no me falte, aunque sinceramente, no soy muy “panera” desde que me quitaron el gluten. Nacho, por no tomar pan con gluten cerca de mí ha reducido mucho su consumo, así que el pan es algo de lo que no abusamos en casa.
Cuando me quitaron el gluten y pasé al pan sin gluten, empecé, como la gran mayoría, a comprar panes y marcas de unas a otras buscando la que más te agrade al paladar, pero nunca sabe como el pan con gluten, ni mucho menos tiene la misma textura. La miga se agarra a la garganta, le falta corteza crujiente… En fin, qué os voy a contar que no sepáis ya. ¡Y ya no os cuento si leemos las cosas raras que les añaden a los panes sin gluten!
Después de mucho probar marcas, al final te pasas a los panes preparados en casa, y empiezas a probar un millón de harinas hasta que das con un pan que te gusta, o si eres una persona “enreda” como yo, empiezas a realizar diferentes tipos y sabores por aquello de poner a prueba tu paladar y aprender cosas nuevas.
Pues bien, el pan de cebolla que os traigo hoy surgió de uno de esos domingos haciendo pan y queriendo hacer algo distinto. Recuerdo que iba a hacer el pan de semillas con el molde Lekué cuando Nacho me dijo… “uy, pues un pan de cebolla tiene que estar buenísimo, ¿lo has probado alguna vez?” Mi cara fue de asombro total… ¡pero cómo no se me había ocurrido! Así pues, cogí la receta base del pan de semillas en molde Lekué y en lugar de añadir semillas, le puse una cebolla bien picada. Y el resultado… ¡fascinante y delicioso! Vamos a verlo:

Ingredientes para el pan de cebolla sin gluten:

* 500 ml. de agua tibia.
* 14 g. de levadura fresca ó 7 g. de seca sin gluten (yo usé la fresca).
* 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
* 500 g. de Harina Panificable Hacendado sin gluten.
* 1/2 cucharadita de sal.
* Un poco más de harina hacendado panificable para amasar.
* Un poco de aceite de oliva virgen extra para untar el pan.
* 1 cebolla de tamaño mediano.
Calentar el agua en un cazo, y una vez tibia, disolver la levadura en el agua. Remover con una espátula de silicona y dejar reposar unos minutos mientras  pelamos, lavamos y picamos muy menuda la cebolla. Reservar.
Mientras tanto, en el molde Lekué, pesar la harina y darle forma de volcán, dejando un hueco en medio. Añadir el agua con la levadura, el aceite y la sal, y remover con una cuchara de silicona.
Antes de que esté totalmente integrado, añadir la cebolla muy picada y seguir mezclando con cuidado hasta obtener una masa más o menos homogénea. Si se hace dentro del molde, se ensucia mucho menos, pero yo al principio lo amasaba sobre la encimera bien limpia. Dejar tapado en un lugar cálido sin corrientes de aire, hasta que haya duplicado su volumen.
Cuando haya adquirido el doble de su tamaño, enharinándonos bien las manos y añadimos poco a poco harina hasta obtener una masa que se pegue muy poco a las manos. Cortamos porciones de masa (unas 4 ó 5, según el tamaño deseado y todas del mismo peso aproximadamente) y sobre la encimera limpia y enharinada, sin aplastar la masa, vamos haciendo pequeñas barras de pan como si fueran baguettes o chapatas y las colocamos en la bandeja de horno con papel especial horno. En ese momento, untar con un poco de aceite de oliva virgen extra y hacer algunos cortes.
Meter en el horno, sin precalentar, a 200ºC durante unos 45 minutos. Pasado ese tiempo, sacar del horno con cuidado, y dejar enfriar en una rejilla. Cuando está bien frío, corto todo el pan en a la mitad (por si quiero hacerme un bocadillo un día), lo congelo y así me aseguro de que con el paso de los días no se nos estropea el pan.
Esperamos que os guste este pan de cebolla realizado, en parte, en molde Lekué. Nosotros ya hicimos nuestro Saltimboca de la semana pasada con este pan y ¡estaba delicioso! Y a vosotros, ¿os gusta el pan de cebolla? ¿Con qué os gusta acompañarlo? Compartidlo con nosotros.

Más recetas de panes sin gluten

Panes sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: