Pan preñao de chorizo sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Pan preñao de chorizo sin gluten, sin huevo y sin lácteos

 

Hacía mucho tiempo que no tomaba un pan preñado. Creo recordar que por lo menos, hace la friolera de más de 10 o 12 años que no lo tomaba, y tengo que decir que es un tipo de pan que me fascina. Los hacía mi madre relleno de chorizo, o de buen jamón extremeño y queso de torta… una experiencia al paladar única.
Mi guerra con el cerdo va y viene, es algo así como amor – odio, solo que yo lo “amaría” en su justa medida, pero mi cuerpo y mis intolerancias son muy reactivas al cerdo por muy poco que tome. En una de esas treguas de mi cuerpo, y siempre bajo supervisión médica, introduje el cerdo y me dije…¡tengo que hacer un pan preñado de chorizo! Así que empecé a pensar en qué masa sería la mejor.
Sin duda, la masa más fácil de trabajar y que mejor se prestaba era la del pan de cebolla con la harina panificable de Hacendado. Así pues, me dispuse a realizar ese pan rellenándolo de chorizo dulce. Dentro de la gama de chorizos, los hay mejores y peores, pero como a la gran mayoría de los que tenemos alguna alergia o intolerancia, las etiquetas de los productos son las que nos dan toda la información, por lo que elegí un chorizo dulce cuyos ingredientes eran los mínimos, los más naturales aunque no fuera el mejor chorizo del mundo en su sabor.
Pero sin más, vamos a ver este pan preñado de chorizo sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja y sin frutos secos:

Ingredientes para un pan preñao de chorizo sin gluten:

  • 500 ml. de agua tibia.
  • 14 g. de levadura fresca ó 7 g. de seca sin gluten (yo usé la fresca).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • 500 g. de Harina Panificable Hacendado sin gluten.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • Un poco más de harina hacendado panificable para amasar.
  • Un poco de aceite de oliva virgen extra para untar el pan.
  • 1/2 chorizo dulce o del tipo que se prefiera.
Calentar el agua en un cazo, y una vez tibia, disolver la levadura en el agua. Remover con una espátula de silicona y dejar reposar unos minutos mientras pelamos y picamos el chorizo en rodajas y después en trocitos (como en cuartos, según el tamaño de la rodaja). Reservar.
Mientras tanto, en el molde Lekué, pesar la harina y darle forma de volcán, dejando un hueco en medio. Añadir el agua con la levadura, el aceite y la sal, y remover con una cuchara de silicona hasta obtener una masa más o menos homogénea. Si se hace dentro del molde, se ensucia mucho menos, pero yo al principio lo amasaba sobre la encimera bien limpia. Dejar tapado en un lugar cálido sin corrientes de aire, hasta que haya duplicado su volumen.
Cuando haya adquirido el doble de su tamaño, enharinándonos bien las manos y añadimos poco a poco harina hasta obtener una masa que se pegue muy poco a las manos. Cortamos porciones de masa y sobre la encimera limpia y enharinada, sin aplastar la masa, vamos haciendo bolas de masa para realizar como un racimo de uvas con ella. Introducimos en cada bola de masa un trocito de chorizo y y las colocamos en la bandeja de horno con papel especial horno. En ese momento, untar con un poco de aceite de oliva virgen extra todas las bolas de chorizo dispuestas sobre la bandeja de horno.
Meter en el horno, sin precalentar, a 200ºC durante unos 45 minutos. Pasado ese tiempo, sacar del horno con cuidado, y servir caliente.
Tengo que decir que lo hicimos para una comida familiar, y nos pegamos un buen festín. Creo recordar que quedaron tres o cuatro bolas de sobras y se acabaron al día siguiente. Os invitamos a que probéis esta magnífica receta de pan preñado de chorizo sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja y sin frutos secos y nos comentéis qué os ha parecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: