Panini de pavo, sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Panini de pavo, sin gluten, sin huevo y sin lácteos

En ocasiones, nos apetece mucho tomar una pizza casera, pero también es cierto, que no siempre hay tiempo para hacer una masa de pizza, cocerla, rellenarla… Hay bases de pizza sin gluten en el mercado, pero en casa intentamos hacer las cosas lo más artesanalmente posible, sobre todo con las masas. Por eso traemos este panini de pavo.

Pues bien, este panini es de esas recetas que apetece mucho, mucho, por la noche después de un día intenso y no quieres dedicarle demasiado tiempo a la cocina. A todos nos pasa, ¿o no es así? Trabajo, casa, niños (los que los tengan, nosotros aún no), y tantas responsabilidades más que, al final de la jornada, hacen que no tengamos ni una pizca de ganas de pensar qué hacer de cena, además de tener que preparar la comida del día siguiente.

¡Y es que es tan sencillo! ¿Recordáis el último pan que hicimos? Era un pan de semillas con harina hacendado, aunque la última versión que preparamos le pusimos también un poco de chía. Cortamos los cantos de este pan y los dispusimos para hacer los paninis. También puedes hacer el pan en barras con forma de pan chapata y cortar por la mitad, utilizando las mitades como paninis.

Es tan fácil, sencillo y rápido como tener un pan sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja y sin frutos secos (que es en nuestro caso, claro) y ponerle los ingredientes que más te apetezcan por encima, hornear unos minutos y saborear con una película y a relajarse. Para disfrutarlo tanto como hicimos nosotros, vamos a ver la receta:

Ingredientes para 2 personas del Panini de pavo:

  • 2 cantos de pan sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja, sin frutos secos (mira nuestros panes, y descubre cuál elegir).
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Queso vegano de coco, sabor mozzarella de Violife.
  • Pavo cortado en cuadraditos (de la marca que podáis tomar, según vuestras alergias e intolerancias).
  • Orégano.
  • Pimienta negra.
  • Tomate frito (para Nacho sí, para mí sin tomate, debido a mis intolerancias alimentarias).

Cortar el pan (sean los cantos de la hogaza, o sea por la mitad si hacéis barras tipo chapata). Si ya lo tenéis congelado, como fue en nuestro caso, descongelar a temperatura ambiente y/o tostar ligeramente en el tostador, para así terminar después en el horno.

Poner un poco de aceite de oliva en el pan, tomate frito (en mi caso, solamente el aceite de oliva), un poco de queso rallado vegano de coco espolvoreado por encima. Cortar el pavo en cuadraditos y añadir al pan. Espolvorear un poco de orégano y pimienta negra recién molida.

Hornear en horno precalentado a 200ºC con calor arriba y abajo, hasta ver que está dorado a nuestro gusto (unos 5 – 7 minutos, aproximadamente). Servir caliente y disfrutar de su sabor.

Fácil y rápido, ¿verdad? Pues ya sabéis, a degustarlos relajadamente en esos días intensos, sobre todo ahora que volvemos de las vacaciones. Los que tengáis niños, seguro que les alegráis la noche con estos paninis de pavo.

¿Y a vosotros? ¿Cuál es vuestro ingrediente favorito en un panini? Sorprendednos con vuestras respuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: