RECETA: GARBANZOS DE VIGILIA (CON BACALAO) Sin gluten

Receta: Garbanzos de vigilia con bacalao sin gluten

Esta es una receta típica extremeña del tiempo de “vigilia”, de los viernes de Cuaresma o simplemente esos platos de legumbres calientes para el invierno.

Ya comentamos en otra entrada que las legumbres son un plato fundamental, por todos los nutrientes que nos aportan y que están siendo las grandes olvidadas en nuestra alimentación.

Pues bien, este plato es bien sencillo, es muy típico de Extremadura y además está riquísimo. Tiene un sabor fantástico y es tan fácil y simple por sus ingredientes y en su elaboración que te animarás a probarlo. Nosotros hacemos los garbanzos por un lado para así dejar congeladas las raciones, y el día que los vamos a consumir, preparamos el bacalao y se lo añadimos, y en un “pis pas” lo tenemos listo. Vamos al lío:

Ingredientes para los garbanzos (para unas 6 raciones aproximadamente, para consumir y congelar):
– 8 puñados generosos de garbanzos (nosotros usamos lechosos, que son los que nos gustan).
– Agua.
– 1 puerro.
– 1 zanahoria.
– 1 patata (opcional).
– Sal.

Poner la noche antes los garbanzos en remojo con abundante agua dentro de un bol grande. Al día siguiente, escurrir y enjuagar los garbanzos, disponiéndolos en la olla. Pelar y lavar el puerro y la zanahoria. Cortar el puerro en dos trozos grandes y la zanahoria en tres o cuatro trozos y añadirlos a la olla.
*En caso de añadir patata, pelar, lavar y cortar en cuatro trozos, incorporándolo también a la olla en este momento.

Añadir agua hasta cubrir (un par de dedos por encima aproximadamente) y dejar cocer cerca de unas 2 horas. A media cocción añadir sal al gusto. Si hay que añadir agua, ésta debe ser caliente.
*El tiempo de cocción va a depender de si usáis olla tradicional u olla rápida, así como del tipo de garbanzo.

Probar los garbanzos para saber cuándo están tiernos y corregir de sal si es necesario.

Una vez listos, apartar los garbanzos que se vayan a consumir, dejando el resto en tupper para congelar. Nosotros, para esta receta, apartamos el puerro y dejamos la zanahoria.
Reservar y congelar los restantes.

Ingredientes para preparar el añadido de bacalao (para 2 personas):
– Unas 3 o 4 porciones de bacalao desalado o al punto de sal, sin espinas, ni piel, del tamaño de la palma de la mano cada porción.
– 1 cebolla pequeña.
– Aceite de oliva virgen extra.
– Azafrán en hebras.
– 1 diente de ajo (opcional).
– 1 hoja de laurel.
– La ración de garbanzos para dos personas.

En una olla pequeña, poner los garbanzos y comenzar a calentar a fuego muy lento, añadiendo una hoja de laurel lavada.

Mientras tanto, calentar un chorrito de aceite de oliva (como unas dos cucharadas) en una sartén. Lavar y pelar la cebolla, picar en trozos muy menudos y añadir al aceite caliente.
*En este momento se picaría muy menudo el ajo y se incorporaría a la sartén, de igual modo.

Trocear el bacalao en cuadrados medianos y saltear en la sartén con la cebolla. Una vez que esté hecho, se desmenuzan algunas hebras de azafrán en ese aceite con el bacalao y la cebolla. Se mezcla y posteriormente, se añade a la olla con los garbanzos.

Dejamos cocer todo junto unos minutos, para que se mezclen los sabores. Servir caliente.

Esperamos que os guste y compartáis con nosotros si habéis probado esta receta y qué variantes de ella habéis probado vosotros. ¡Buen provecho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.