Rollitos de canela sin gluten, sin huevo y sin lácteos

Rollitos de canela sin gluten, sin huevo y sin lácteos

 

En estas fechas navideñas que se acercan, parece que apetece más cocinar algunos dulces o tenerlos a mano. Pero, qué difícil es cuando hay intolerancias, ¿verdad? Pues bien, estos rollitos de canela o cinnamon rolls son fáciles de preparar y están ¡deliciosos! Esta receta está adaptada y es sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja, sin frutos secos y sin azúcar blanco añadido. Si es que además ¡no estás consumiendo más azúcar blanco con todo lo que ello conlleva!
La receta original, la cual hemos “descuartizado” procede del libro de Schär “Ideas fragantes para divertirse con el horno”. A la receta original, que sólo era sin gluten, le hemos sustituido el huevo y la leche, es naturalmente sin frutos secos, no lleva soja (porque no sustituimos la leche de vaca por bebida de soja), y hemos sustituido el azúcar blanco por xilitol, por lo que protegemos nuestros dientes y tiene menor índice glucémico, ¡lo cuál está genial!
Una vez listo, salió una caja bien hermosa llena de cinnamon rolls o rollitos de canela, la cual ha ido menguando rápidamente día a día. Su sabor es maravilloso y para mí, ¡son un vicio! Por lo que, vamos a ver esta increíble receta de dulces de canela, sin gluten, sin lácteos, sin huevo, sin soja, sin frutos secos y sin azúcar blanco añadido. ¡Vamos allá!

Ingredientes para la masa:

  • 400 gr de harina Mix B de Schär.*
  • 225 ml de bebida de arroz calcio de Provamel.
  • 50 gr de margarina 100% vegetal (de la que podáis cada uno).
  • 15 gr de levadura fresca o 10 gr de levadura seca de panadería.
  • 1 cucharada sopera de chía molida + 6 ó 7 cucharadas soperas de agua.
  • 30 gr de xilitol.
  • 1 pizca de sal.

Ingredientes para el relleno (son “a ojo”):

  • Margarina 100% vegetal.
  • Xilitol o azúcar de coco para espolvorear.
  • Canela molida para espolvorear.
  • Para pincelar por encima: un poco de bebida de arroz calcio (unas 3 ó 4 cucharadas soperas) con una cucharadita de aceite de oliva virgen extra.
En un vaso, mezclar la chía molida con el agua, removiendo bien con una cuchara y dejar reposar unos 10 minutos.
Derretir la margarina en la bebida de arroz calcio mientras templamos ambas. Desmenuzar la levadura en la bebida de arroz con la margarina, templadas (si está muy fría no se activa la levadura, y si está muy caliente, se inactiva). Mezclar con ayuda de una espátula de silicona y reservar un par de minutos.
Por otra parte, disponer la harina en un bol, y mezclar con el xilitol y la pizca de sal. Disponer en forma de volcán. Volcar la bebida de arroz con la margarina y la levadura en el cuenco de los ingredientes secos. Antes de mezclar, añadir la mezcla de chía con agua y, con ayuda de una espátula de silicona mezclar toda la mezcla, hasta obtener una masa con textura similar a la plastilina. Mientras se mezcla, procurar no apretar demasiado la masa, sino hacerlo con cuidado. Cubrir con un paño y dejar en un sitio templado durante 30 minutos.
Pasado el tiempo, colocar la masa en una superficie enharinada y extender con ayuda de un rodillo, hasta obtener un rectángulo de 1/2 centímetro de espesor, aproximadamente.
Una vez estirada la masa, untar toda la superficie con margarina vegetal (con generosidad). Espolvorear xilitol o azúcar de coco (nosotros usamos xilitol), cubriendo toda la superficie, y por último, la canela molida, dejando una capa marrón por toda la masa.
Con cuidado, enrollar el rectángulo de masa y cortar en rebanadas de unos 3 cm de espesor. Colocar los pollitos en una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Cubrir con un paño húmedo y dejar fermentar unos 20 minutos. Precalentar ahora el horno a 250ºC.
Retirar el paño húmedo y pincelar la superficie con una brocha con una mezcla de bebida de arroz calcio con aceite de oliva virgen extra. Espolvorear de nuevo con xilitol o azúcar de coco (nosotros usamos azúcar de coco en este paso para no añadir más xilitol y para darle color también a la superficie) y cocer en el horno precalentado a 250ºC con las dos placas durante 10 minutos.
Cuando estén listas, sacar del horno y dejar enfriar en una rejilla. Tomar acompañado de café, bebida vegetal o infusión, eso ya a gusto del consumidor.
Pues bien, es fácil, deliciosa, y en estas fechas apetecen un montón. ¿Qué os parece preparar estos maravillosos dulces o rollitos de canela (cinnamon rolls) con vuestros hijos en casa? Os invitamos a que lo hagáis y nos contéis qué tal os han salido y cuánto os han gustado.
*La harina Mix B de Schär especifica que “puede contener trazas de soja”. En nuestro caso, las trazas no nos han hecho daño, pero tened cuidado si vuestra sensibilidad a la soja, o peor aún, alergia a la soja, es más severa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: