TARTA DE LIMA VEGANA (SIN GLUTEN, SIN HUEVO Y SIN LÁCTEOS)

 

Tarta de lima vegana (Sin gluten, sin huevos, sin lácteos)

Recuerdo perfectamente que hace un año, por estas fechas, me resultaba prácticamente imposible tomar un postre normal y corriente en Navidades.

Me puse a investigar y, como ya os he comentado en alguna ocasión, di con el libro de “Las delicias de Ella” de Ella Woodward. En él encontramos recetas veganas y sin gluten (en su gran mayoría y, además, todas adaptables), todas ellas originales y magníficas, que permiten innovar en la cocina. Y este fue el resultado. Llena bastante (tiene dátiles, almendras, aguacates y coco… como para no llenar, jeje) y lo sorprendente es que no sabe a aguacate, sino que sabe a lima divinamente, con el toque dulzón del sirope. Como dice Ella, parece mentira que esta mezcla resulte, pero es fantástica.

Vamos a ponernos manos a la obra:
Ingredientes para la base:
– 2 tazas de almendras (400 gr).
– 30 dátiles Medjool aproximadamente (600 gr), deshuesados. (Si no encontráis Medjool pueden ser otros, sólo que estos son especialmente dulces).
– 2 cucharadas de aceite de coco.

Ingredientes para la cobertura:
– 5 aguacates maduros.
– El zumo de 3 limas (30 ml).
– 3/4 de taza de sirope de arce (225 ml). (O sirope de ágave, que fue el que pusimos).
– 4 cucharadas de leche de coco (de la parte sólida de la leche de coco de lata, no de la parte líquida. Nosotros compramos la lata de Mercadona).
– 1 lima más para rallar.

Cómo preparar la base:

Triturar las almendras en un robot de cocina durante un minuto más o menos, sin que lleguen a quedar como una harina.

Añadir los dátiles y el aceite de coco y triturar de nuevo hasta obtener una mezcla con una consistencia pegajosa.

Con la ayuda de una espátula, repartir la preparación en un molde para pasteles de 20 a 25 cm de diámetro, formando una base compacta  de unos 2 ó 3 cm de grosor y presionarla con firmeza. Reservar a continuación.

Cómo preparar la cobertura:

Extraer la pulpa de los aguacates e introducirla en el robot. Agregar el zumo de lima, el sirope de arce o de ágave y la leche de coco. Triturar hasta lograr una crema homogénea que se verterá en el molde, sobre la base, extendiéndolo con ayuda de una espátula.

Conservar en el congelador durante una hora y media (aunque recomiendo algo más de tiempo, para que coja algo más de consistencia, sobre todo la capa de la cobertura). La tarta debe tener una consistencia firme sin llegar a congelarse.

Justo antes de servir, rallar la corteza de la lima restante por encima.

Ella Woodward aconseja que la pulpa de los aguacates estén bien verdes, sin manchas marrones, evitando así que la tarta tenga un color menos intenso y, por tanto, menos atractivo.

Deseamos que os guste y compartáis vuestras opiniones con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.